Cielo del hemisferio sur.

Guía mensual del Cielo Austral.

 
Mes  Estrellas Cielo Profundo 
 Enero  Las dos estrellas más brillantes del cielo, Canopus en Carina y Sirius en Canis Major, este mes brillan en lo más alto para los observadores del sur. Rigel y Betelgeuse, los dos miembros más luminosos de Orión, también están altas en el cielo, y Aldebarán, la más brillante de Taurus, luce con un tono rojizo un poco más baja. Más próxima al horizonte septentrional (norte), Capella está bien situada para la observación en el cielo vespertino de enero. Los ricos campos de estrellas de la Vía Láctea de Carina y Centaurus están hacia el sureste. En comparación, la mitad occidental del cielo está casi despoblada, ya que sólo contiene estrellas dispersas, fácilmente observables a simple vista, la más destacada de las cuales es Achenar, hacia el suroeste, en el extremo de Eridanus

La nebulosa de Orión está muy bien situada para todos los observadores del sur este mes, ya que está muy alta en el cielo. M41, un gran cúmulo estelar cercano a Sirius, se encuentra casi en el cenit para los observadores nacionales. En condiciones óptimas, es visible a simple vista.

La Gran Nube de Magallanes, en Dorado, aparece como un jirón desprendido de la Víá Láctea en el cielo vespertino de enero. Destacando entre sus masas de estrellas se halla la nebulosa Tarántula, que se ve a simple vista como una mancha luminosa del tamaño de la Luna llena. La Pequeña Nube de Magallanes, en Tucana, está más cerca del horizonte suroccidental.

 
Febrero   

Sirius y Canopus continúan estando altas para los observadores del sur durante todo el mes de febrero, mientras que Achenar, una estrella de magnitud 1 que se encuentra en el extremo de Eridanus, desciende hacia el horizonte suroccidental. Sin embargo, al sureste entra en escena Crux, la Cruz del Sur, seguida de las brillantes estrellas de Centaurus. Por último, más arriba aparece en el cielo nocturno la Falsa Cruz, formada por dos estrellas de Vela y dos de Carina.

Hacia el norte se ven Castor y Pollux, en Gemini. En el noroeste también esta alta Orión con Taurus un poco más abajo.

La vía Láctea, que durante el mes de febrero discurre de sureste a noroeste, posee un gran número de cúmulos estelares entre los cuales destacan M46 y M47 junto a Puppis. Ambos cúmulos se encuentran al, límite de la visibilidad a simple vista, pero se observan fácilmente con prismáticos, al igual que otros dos, NGC 2451 y NGC 2477, también en Puppis. Más al sur hay otros dos buenos ejemplos: IC 2391 e IC 2395, en Vela.

Fuera de la Vía Lactea está situado el cúmulo abierto M41, al sur de Sirius, mientras que, al norte, el cúmulo de la Colmena o M44, se halla en excelente posición para poder ser observado durante los meses de febrero y marzo. En Carina cabe destacar otro cúmulo abierto: NGC 2156. En Dorado seguimos viendo la Gran Nube de Magallanes y la nebulosa Tarántula.

 
Marzo 

Leo, el León, y su brillante estrella Regulus, aparecen altas en la mitad septentrional del cielo para todos los observadores del sur, con Castor y Pollux en Gemini más bajas al noroeste. Sirius todavía centellea alta en el cielo occidental, pero Orión desciende a su lado hacia el horizonte occidental. Casi en el cenit para los observadores de latitudes medias se encuentra Alfard, la estrella más luminosa de Hydra, que se extiende hacia el horizonte suroriental en una región del cielo que, sin ella, sería casi desértica.

Spica, la estrella más brillante de Virgo, ocupa una posición favorable al este, y en el cielo suroccidental destaca Canopus, en Carina. Sin embargo, el, principal foco de interés está al sureste, donde ahora se alzan la Cruz del Sur, Crux y Centauri con sus brillantes punteros, Rigil Kentaurus y Hadar.

 
 

El cúmulo estelar abierto IC 2602, conocido como Pléyades del Sur, está cerca del meridiano en el cielo vespertino de marzo. Su miembro más brillante, Theta Carinae, de magnitud 3, se ve fácilmente a simple vista, y con prismáticos se descubren al menos dos docenas de estrellas más.

Cuatro grados al norte de las Pléyades de Sur, se alcanza a ver a simple vista una gran zona luminosa, NGC 3372, también conocida como nebulosa de Carina, que contiene la variable errática Eta Carinae. Más al norte, entre Carina y Vela. Se puede observar con telescopio la nebulosa planetaria NGC 3132, a veces llamada nebulosa del Ocho. En el cielo suroccidental se ven la Gran Nube e Magallanes y la nebulosa Tarátula.

Abril    

En el hemisferio sur, Crux está casi en la línea del meridiano norte sur, con Rigil Kentaurus y Hadar algo más abajo, a la izquierda. Antares, en Scorpius, sube al sureste a la vez que Canopus, en Carina, descienden el suroeste. El largo cuerpo de Hydra se desliza en lo alto, con su cabeza junto a Cáncer, al noroeste, y el extremo de la cola entre Libra y Centaurus al sureste. Spica, la estrella más luminosa en Virgo, está alta en el este. Al norte se encuentra Leo con Arturus en el Boyero, al noreste.

Cerca de la Cruz del Sur se puede apreciar a simple vista un espacio en apariencia vacío que interrumpe la rica corriente de la Vía Láctea: se trata de la nebulosa oscura conocida popularmente como el Saco de Carbón, que bloque la luz de las estrellas del fondo. En el borde está el cúmulo del Joyero, o NGC 4755, parecido a una estrella borrosa a simple vista.

En Carina son visibles el cúmulo IC 2602 y la Nebulosa de Carina, o NGC 3372. Al este, en el rico campo de estrellas de Centaurus, está l cúmulo globular NGC 5139 u Omega Centauri, que parece una estrella difusa de magnitud 4. El mes de abril resulta idóneo para la observación telescópica de todos los miembros del cúmulo de Virgo, en el norte del cielo 

 
Mayo  La constelación de Crux y las dos brillantes estrellas en Centurus que actúan como sus punteros: Alfa Centauri, o Rigel Kenturus y Beta Centauri, o Hadar, están altas en el cielo austral de Mayo. Crux está al oeste del meridiano norte-sur, y Rigel Kentaurus y Hadar, en el lado oriental.

Spica, en Virgo, está en lo más alto con la anaranjada Arcturus en el Boyero, al norte. Leo se desliza hacia el horizonte noroccidental, mientras la aparición de Escorpius y Sagitarius al sureste preludia el invierno austral

El cúmulo globular más grande y brillante del cielo, NGC 5139, Omega Centauri, se vislumbra este mes a simple vista como una estrella difusa de magnitud 4, casi en el meridiano norte-sur. Al norte se sitúa NGV 5128, una radiogalaxia peculiar, también llamada Centaurus A, que es una de las más fáciles de localizar con prismáticos. Otra brillante galaxia cercana al meridiano es M83, una espiral que se presenta de cara a la Tierra.

En Crux siguen visibles el Saco de Carbón y el reluciente cúmulo Joyero

 
Junio   

Una hilera de constelaciones espléndidas surca el cielo de suroeste a noreste a lo largo de la Vía Láctea. Crux (la Cruz del Sur) y Centaurus están al suroeste, a la derecha del meridiano celeste, sobre el cual se encuentran las no tan conocidas Triangulum Australe, Lupus y Norma. La rojiza Antares está en lo más alto, con la curvada cola de Scorpius, que se extiende hacia el sureste.

 

Alejándose de Scorpius y en dirección a la Vía Láctea y el centro de la Galaxia, se pueden observar dos magníficos cúmulos estelares abiertos, M6 y M7, situados cerca de la punta de la cola del escorpión, Ambos son visibles a simple vista y se aprecian en todo su esplendor con binoculares.  Otro cúmulo abierto que destaca en Scorpius es NGC 6231, cerca de Zeta Scorpii.

El cúmulo globular Omega Centauri (NGC 5139), y la galaxia peculiar NGC 5128, o Centaurus A, también se encuentran en una posición favorable para ser observados durante este mes, así como la nebulosa del Saco de Carbón y el cúmulo del Joyero en Crux, y finalmente, la galaxia espiral M83 (en la constelación de Hydra)

Julio     
Agosto     
Septiembre     
Octubre     
Noviembre      
Diciembre     

 

 

Modificado por última vez en Martes, 06 Junio 2017 16:20

Go to top